TOXICIDAD E INFERTILIDAD


TOXICIDAD E INFERTILIDAD

En la reproducción humana existen factores externos que afectan de manera importante el éxito de las personas para poder concebir a un nuevo ser, entre estos destacan algunas sustancias tóxicas que pueden afectar el organismo.

Exposición a sustancias tóxicas

En menor medida, algunas personas pueden estar expuestas a sustancias tóxicas ya sea por las condiciones laborales en las que se desempeñan o por situaciones circunstanciales que le han hecho entrar en contacto con este tipo de compuestos. Esto va desde insecticidas hasta material radioactivo, que disminuye la probabilidad de poder concebir de manera adecuada.

Estos problemas, incluso, pueden haberse presentado desde el desarrollo embrionario de la persona, pues la madre pudo estar expuesta a sustancias tóxicas, causando infertilidad en la etapa adulta del producto.

Alimentos

La alimentación equilibrada es un aspecto clave de un cuerpo sano y, por ende, fértil, sin embargo, cuando se hace énfasis en cuidar la alimentación no solo se hace referencia a los hábitos alimenticios, sino también a cuidar las sustancias que algunos alimentos pueden contener.

Y esto puede deberse a diversos factores, como la contaminación por la vida industrializada que se ha desarrollado en la mayor parte del mundo en las últimas décadas, que afecta a distintos ecosistemas y por ende a muchos productos que consumimos. Pero también a aspectos intencionales, como la utilización de hormonas para engordar al ganado, lo que tiene un impacto en la carne, o leche que muchas personas consumen.

Además, en los últimos años ha crecido la presencia de alimentos industrializados en la dieta de las personas, por lo que distintos compuestos químicos que se utilizan para realzar los sabores, o para evitar la descomposición de los alimentos, tienen también un impacto en el organismo de las personas.

Estos elementos han causado que la calidad del semen en los hombres, o en la correcta ovulación de las mujeres no se encuentre en los niveles óptimos. Lo cual, sumado al exceso de consumo de alcohol, tabaco o drogas, potencia la imposibilidad de procrear.

Por ello, es importante identificar la existencia de elementos tóxicos y, en la medida de lo posible, evitar su contacto o consumo, a fin de que se pueda concretar con éxito el embarazo y nacimiento de un nuevo ser.

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?